view menu
May 01::2015

ProWein.Tendencias en la feria de vinos más grande del mundo

 
 
Del pasado 15 al 17 de Marzo se llevó a cabo una nueva edición de ProWein 2015 en Dusseldorf, Alemania, hoy considerada la mejor y más grande feria de vinos del mundo. Nueve pabellones con todas las bodegas del mundo que muestran sus novedades y portfolios.
 

Dos pabellones cada uno para España, Italia, Francia y Alemania, y uno destinado al nuevo mundo.

Este último con la presencia de Estados Unidos con sus vinos De Napa Valley y la infraestructura de sus grandes  y potentes grupos como Constellation Brands (Robert Mondavi, Ravens Wood) o Treasuri Wine States (Penfolds, Lindeman's, Rosemount).

Chile, con 500 metros cuadrados era uno de los espacios más importante del pabellón, con sus bodegas bandera como Concha y Toro o Viña San Pedro en espacios propios, y cerca de 50 bodegas más. Argentina tenía la misma cantidad de bodegas pero en un espacio menor. Trapiche y Salentein contaban con espacios propios, las restantes en el espacio común argentino de Wines of Argentina y FDI. Me quedé con la sensación y las ganas de que se podría generar una identidad país más personal y emotiva que sólo basarnos en nuestros espectaculares paisajes, pero es sólo una sensación.

En el nuevo mundo también estaba Brasil con un espacio común, pero muy bien desarrollado. Se nota que tiene apoyo y seguramente va a crecer a futuro.

También Uruguay con un espacio más pequeño y corriendo desde atrás y tomando al Tannat como insignia.

Mi sorpresa fue Bolivia, que en el sur del país produce vinos muy personales entre los que se destacan sus blancos con carácter.

 

 

Estilos Nuevo Mundo

 

California cuenta con un estilo de etiquetas disruptivas pero muy cuidadas y con excelente materialización y detalles de calidad. Chile y Argentina con sus estilos sobrios y apelando a sus zonas de origen, sus paisajes y valorizando sus marcas de bodegas. Y soltándose un poco en las propuestas para Comex a través de etiquetas más disruptivas conceptualmente.

Australia, Sudáfrica y Nueva Zelanda con sus lindos espacios y sus descontracturadas marcas, le aportan aire fresco al nuevo

mundo, aunque algunas de sus etiquetas no remiten necesariamente al producto o zona. Estos conceptos de marcas llamativas son un deleite para los diseñadores. Esta zona siempre contó con propuestas desestructuradas para los códigos del mundo del vino, aunque noté un reiterado uso del recurso del comic, de personajes y el abuso en el uso de animales en sus diversas técnicas y lenguajes.

 

 

El Viejo Mundo

 

España en sus dos pabellones completos mostraba toda su diversidad, entre las marcas con su impronta artística y las de clásico estilo tradicional. Toma su rica historia en el mundo del arte y su rico pasado, pero aún está muy arraigado a su historia tradicional.

 

Francia, con su estilo personal, que no lo modifica. Sus grandes cortes y sus etiquetas impecablemente clásicas, sus chateaus, sus grabados, sus etiquetas claras. Con los detalles de los elementos de sus etiquetas perfectamente cuidados.

 

Italia, con su estilo clásico, con muchos paisajes de sus zonas de origen, escudos de sus castillos de La Toscana, paños claros y sus viñetas en grabado con mucho blanco y negro. Y haciendo punta en sus diseños industriales, sus botellas personalizadas, sus fundas y sus apliques.

 

Me sorprendió Austria, con un estilo muy cuidado y actual.

 

En la imagen del mundo del vino, hoy no hay parámetros visuales que connoten precio, tentación de producto ni origen, como en las marcas de consumo masivo. Es un mundo en el que las bodegas deben diferenciarse ante tanta competencia, lo pueden hacer desde el producto, desde yá, pero fundamentalmente generando recordación e identidad desde sus conceptos y diseños.

Todos los recursos visuales son válidos a la hora de posicionar una marca y hay que potenciarlas al máximo.


Nota publicada en la revista Carta de Publicidad, en la sección "El último Trend" del 13/04/2015

 
Volver