view menu
Sep 17::2013

REBRANDING – Nota para revista Dossier

 
 
COLABORACIÓN PARA REVISTA DOSSIER
El proceso de rediseño de marca es complejo y delicado. Requiere de muchas horas de escuchar al consumidor, de una decisión de cambio de la compañía y de un trabajo de branding profesional.
Entran en juego los identificadores de marca, que es lo que nunca debemos olvidar ya que es el link de la marca con el consumidor en la góndola. Y sabemos que el consumidor se siente defraudado cuando les cambiamos su rutina de compra, si duda, cambia de marca.
El consumidor no entiende de tipografía, de estilos fotográficos, de ilustración hiperrealista o de tendencias de diseño, sólo tiene codificado inconscientemente en su mente los elementos visuales que hacen que elija esa marca.
 

Muchas veces por un tema de logística, de unificación de marcas o de ir más rápido que el consumidor, se toman decisiones pensando más en la compañía que en la gente. Y nunca debemos olvidar que la aprobación final la dá la gente y que nosotros vemos 3 libros de diseño por día, pero la gente nó.

Es un trabajo delicado si es una marca muy tradicional, pero también lo es si es una marca jóven.
Si es tradicional, sus identificadores están muy arraigados en la mente de la gente y la decisión es más difícil de tomar, sobretodo si es una marca líder.
Pero si es una marca jóven también es una tarea difícil ya que al no contar con identificadores del todo arraigados, si le cambiamos la esencia nunca terminan de consolidarse.

Si una marca es primera en una categoría, arrancará líderando ya que no hay otras marcas ocupando ese mismo lugar, pero no significará que automáticamente se convertirá en la líder de esa categoría. Aquí es donde entra en juego la evolución y un buen trabajo de rebranding. La marca necesita evolucionar y estar activa para mantener su liderazgo, para protegerse y para estar atenta cuando los competidores amenacen su posición.

Para qué sirve el branding? No es sólo para poner lindas palabras en inglés, es un proceso estratégico/creativo con el objetivo de ganar la batalla de la mente de los consumidores para que tengan la percepción de que tu marca es líder y la mejor.

Para algún diseñador recién salido de la facultad, el trabajo de rediseño de una marca tradicional puede resultar poco entretenido y poco creativo, ya que no vamos a poder “crear tanto”, pero para mí es el trabajo más estratégico y creativo del diseño. Debemos meternos de lleno en el corazón de la marca, entender al comprador, observar los “brand identities” que la gente detecta en sus 5 segundos de decisión en la góndola y potenciarlos de acuerdo al posicionamiento deseado.

Muchas veces se trata de un reposicionamiento, otras veces sólo de un refresh, de una actualización de códigos. Pero siempre es necesario un buen trabajo de rebranding cuando es conveniente y la marca lo necesita, ya que si se hace de forma profesional y entendiendo que es un trabajo súper estratégico más que cosmético, el consumidor no se va a sentir confundido, va a aprobar el cambio y va a potenciar la imagen de marca líder.

 
Volver